La creación y posterior proliferación de los refugios empezó en los años setenta del siglo pasado en algunos países europeos, como Inglaterra, Bélgica, Francia y Holanda, y también en los Estados Unidos de Norteamérica y Canadá.

Una casa de acogida es un lugar que brinda acogida a mujeres víctimas de la violencia que no tienen una red familiar o de amistades que la acojan junto a sus hijas e hijos, o que por el peligro real para su vida deben ir a lugares donde se les brinde protección adecuada.

Una casa de acogida entrega los elementos indispensables para que las mujeres y sus familias curen sus lesiones y recuperen su vida: brindan asesoría legal, atención médica y psicológica, seguridad, acompañamiento educativo, abrigo, afecto y constan de:

​Cuartos con camas, lencería, televisor a color digital, armarios, baño con sus servicios y utensilios de aseo, desayuno, almuerzo, cena, onces, atención psicomédica, asistencia en trabajo social, acompañamiento legal, inclusión laboral, cupos para los colegios de sus hijos y guardería, (todo esto de seis meses a un año, según la necesidad de la mujer y sus hijos), empoderamiento en sus derechos y coadyuva en el proyecto de vida de la mujer.

​Las Casas de Acogida para mujeres que viven violencia desarrollan una tarea solidaria y asumen una responsabilidad desde la protección y la atención especializada defendiendo los derechos de las mujeres a vivir una vida libre de violencias.

Entre los hechos desencadenantes de la violencia intrafamiliar están las relaciones asimétricas de poder entre hombres y mujeres, tanto al interior de la familia como en la sociedad por esto la organización construye cooperativas de mujeres que permiten generar escenarios de economía con enfoque de Género.

​La Ley 1257 del 2008 generó obligaciones interdisciplinarias entre el Estado, las ONG y las MVV “Mujeres Víctimas de Violencia”. Para garantizar la efectividad de la Ley, la sentencia C-776 del 2010, crea una acción de Ruta obligatoria entre las EPS, el Estado, las Comisarías, los Jueces, los Fiscales y las ONG.

​​La obligación de la Casa de Acogida para con las mujeres víctimas de violencia es asistir, proteger y guiar a la mujer en la ruta de restablecimiento de sus derechos, según lo expuesto en la Ley. Este fin está asociado en la construcción de un ambiente de conocimiento y promoción de los derechos de las mujeres, como multiplicadoras en defensa de sus derechos.

 A través de nuestro PLAII podemos dar acompañamiento y protección en la restitución de los derechos de las MVV, toda vez que en el escenario de defensa y asistencia a los derechos de MVV logramos crear una PLANIMETRÍA eficaz y confiable para las obligaciones que señala la ley en la RAMVV.

Los invitamos a conocerla

Casas de Acogida

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now